Me parece que no hay mucho que explicar. Las imagenes hablan sin necesidad de un interlocutor.

Si algo debo decir es que nadie me regalo una cámara de chiquita, ni tengo en mi haber la romántica historia del pariente que me traslado su amor por la fotografía.
Puedo mencionar que soy arquitecta y que un dia agarre una cámara y decidí dedicarme a registrar casamientos.

Se me ocurre que lo que te importa de un fotógrafo es que las fotos sean brutales, y con suerte, te caiga en gracia.

Pienso....que no hay dos parejas iguales, ni condiciones familiares similares, ni entornos lumínicos que se parezcan.
Cada boda que acepto es un pasaje a lo desconocido y eso me genera mucha adrenalina.

“Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos.”

Así mismo sucede con las bodas.

Todas las bodas son distintas.

O al menos, esa es mi busqueda.

Me parece que no hay mucho que explicar. Las imagenes hablan sin necesidad de un interlocutor.

Si algo debo decir es que nadie me regalo una cámara de chiquita, ni tengo en mi haber la romántica historia del pariente que me traslado su amor por la fotografía.
Puedo mencionar que soy arquitecta y que un dia agarre una cámara y decidí dedicarme a registrar casamientos.

Se me ocurre que lo que te importa de un fotógrafo es que las fotos sean brutales, y con suerte, te caiga en gracia.

Pienso....que no hay dos parejas iguales, ni condiciones familiares similares, ni entornos lumínicos que se parezcan.
Cada boda que acepto es un pasaje a lo desconocido y eso me genera mucha adrenalina.

“Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos.”

Así mismo sucede con las bodas.

Todas las bodas son distintas.

O al menos, esa es mi busqueda.